Tomates confitados.

Os presento una receta que muchos ya conocéis pero olvidamos y cuando nos acordamos volvemos a hacerla porque está de lujo, es oír la palabra “confitada” y se hace la boca agua. En este caso vamos a hacer tomates pero lo mismo nos vale para hacer pimientos, frutas y todo lo que vuestra imaginación os de.

Se conservan varios días o elegís frascos usados y las conserváis al vacío.

¿Qué necesitamos?

 

25 más o menos Tomates cherry

2 cucharadas de orégano

2 cucharadas de salvia

2 cucharadas de tomillo

4 dientes de ajo

Aceite de oliva

Sal

 

¿Cómo lo hacemos?

 

1.- Ponemos los tomates cherry en una cazuela una vez lavados y secos. Añadimos los dientes de ajo enteros y con piel, una pizca de sal y las hierbas aromáticas. Rellenamos con aceite de oliva de forma que los tomates queden totalmente cubiertos.

Debemos elegir una cazuela más bien pequeña, así utilizaremos el aceite justo. Las hierbas aromáticas pueden ser a vuestra elección, la albahaca, mejorana, o romero pueden ser buenas alternativas, incluso, si se trata de hierbas frescas, mejor que mejor.

2.- Ponemos la cazuela al fuego durante 1 hora. La temperatura debe ser la mínima posible. Si tenéis una vitrocerámica, con ponerla al 3 será suficiente. Debe confitarse muy lentamente.

3.- Pasado este tiempo, podemos colar el aceite o no. Guardamos los tomates en un bote y los dejamos reposar, a poder ser de un día, manteniéndolos siempre cubiertos del aceite del confitado.

Podemos disfrutar de estos tomates como aperitivo, en forma de pequeños bocados súper aromáticos que se desharán en la boca.

Será perfectos cómo parte de cualquier plato de pasta. Acompañados de patatas o arroz, darán a vuestros platos y guisos un sabor increíble.

 

Se conservarán perfectamente en su propio aceite durante varios días, pero también podemos guardarlos al vacío para tenerlos siempre a mano.

 

¡Listo!!!

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.