Tarta de arroz con leche

Una tarta perfecta con una textura suave y un sabor increíble. El toque de canela en la base de galleta hace que todo encaje perfectamente.

Uno de los postres más típicos de Asturias en versión tarta, ¡no te lo puedes perder!

 

¿Qué necesitamos?

 

Para la base:

  • 200 gr de galletas.
  • 90 gr de mantequilla.
  • 5 gr de canela molida.

Para el relleno:

  • 1,5 litro de leche entera.
  • 200 gr de arroz tipo bomba.
  • 1 rama de canela.
  • la piel de un limón
  • 200 gr de azúcar
  • 2 sobres de cuajada

Opcional para decorar:

Canela molida o azúcar para luego requemar.

 

¿Cómo lo hacemos?

 

Empezamos por la base:

Trituramos las galletas hasta convertirlas en polvo.

Calentamos la mantequilla para que este bien blandita, y la mezclamos bien junto a la galleta y la canela en polvo.

Untamos con mantequilla el molde a utilizar. Si queremos podemos ponerle también por las laterales tiras de papel de acetato (se compra en papelerías) Es plástico y un poco caro…

Ponemos la mezcla de galleta en el molde repartimos y apretamos con la parte de abajo de un vaso para que quede prensada. Reservamos en la nevera o refrigerador.

 

Vamos con el relleno:

Ponemos a calentar a fuego medio una cazuela con agua.

Le añadimos media rama de canela y media piel de limón.

Cuando comience a hervir añadimos el arroz esperamos a que vuelva a hervir y lo dejamos cociéndose 10 minutos.

Apagamos el fuego y retiramos la canela y el limón. Escurrimos el arroz.

Separamos un vaso de leche que tenemos preparada, y en el vertemos el contenido de los sobres de cuajada, removemos muy bien hasta que se forme un líquido sin ningún grumo.

Ponemos en otra cazuela a fuego medio el resto de la leche, junto con la mitad de la rama de canela y de piel de limón, además del azúcar.

Cuando empiece a burbujear añadimos el arroz, y el vaso de leche con cuajada.

Dejamos cocinarse mínimo 15 minutos removiendo casi sin parar, hasta que obtenga una textura de arroz con leche.

Retiramos la rama de canela y la piel de limón y vertemos en el molde sobre la base de nuestra tarta.

Dejamos templar antes de meter a la nevera o refrigerador, y esperamos unas horas, aunque yo recomiendo hacerlo de un día para otro por que los sabores estarán aún mejor.

Sacamos la tarta, desmoldamos y quitamos los papeles de acetato.

 

¡Lista!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *