Receta de salsa Bechamel

Hoy vamos a preparar una sencilla bechamel  ya que es la base de muchos platos incluso por sí misma es ingrediente principal de muchas de mis recetas. Por todo esto hoy vamos a hacer la bechamel para repasar y tener siempre la receta a mano.

Se le pueden hacer muchas variaciones que tú misma harás a tu gusto.

Yo, como aderezo especial, le voy a poner una pizca de nuez moscada para darle un sabor especial.

 

¿Qué necesitamos?

 

Una cucharada de mantequilla sin sal

50 gr de harina de trigo

Un pelín menos de un litro de leche caliente

Una pizca de sal

Una pizca de nuez moscada o no, depende de tus gustos

 

¿Cómo lo hacemos?

Derretimos la mantequilla a fuego medio. Cuando esté derretida, añadimos la harina y mezclarlo todo sin dejar de remover.

Lo más probable es que se forme una pasada semi líquida y vaya adquiriendo un color marrón claro.

Lo dejamos que se fría en la mantequilla durante 2 minutos, removiéndolo continuamente hasta que coja un color dorado.

Añadimos poco a poco la leche caliente, sin dejar ni un segundo de remover para evitar que se formen los temidos grumos, hasta que la salsa esté suave.

Lentamente, lo llevamos a ebullición, bajamos el fuego y dejamos que se cocine a fuego lento durante 10 minutos hasta que espese, revolviendo con frecuencia para evitar los grumos y que se queme.

Pasamos la batidora para evitar posibles grumos.

Cuando esté espeso, es el momento de sazonarlo con sal y nuez moscada. Removemos para que se integren.

Lo cocinamos a fuego lento durante un minuto y lo retiramos del fuego. (Si la salsa está demasiado espesa, agregamos un poco de leche.)

Si la queremos menos espesa añadimos más leche. Más espesa, menos leche.

¡listo!

Sin Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.