Preparando risotto a la parmesana

El risotto es un plato típico italiano que sirve de base para otros muchos platos, yo os voy a explicar más básica: arroz y queso parmesano.

Ingredientes

 

– 300 gramos de arroz

– 250 gramos de queso parmesano

– 100 gramos de mantequilla

– Una cebolla mediana

– Un litro de caldo de pollo o verduras

– 100 ml de vino blanco

– Pimienta negra molida

– Nuez moscada

– Sal

– Aceite de oliva virgen

 

 

 

Preparación

 

Vamos a preparar un estupendo risotto a la parmesana, un risotto que es el que se considera más tradicional de entre todas las recetas del mismo existen.

Es una preparación pensada para para 2 o 3 personas, por lo que debes ajustar las cantidades de ingredientes si necesitas hacerla para más personas.

 

Lo primero que haremos será pelar y picar los ajos en láminas y la cebolla bien fina, en trozos lo más pequeños que podamos. Si lo prefieres se puede rallar la cebolla usando un rallador, pero con un cuchillo bien afiliado se trocea fácilmente. Una vez tengamos picados estos dos ingredientes, vamos a ponerlos a sofreír en una sartén de buen tamaño con un chorreón de aceite de oliva virgen, a fuego medio, para que se vayan pochando y dorando. Agregamos un poco de sal y removemos de vez en cuando para cocinarlo todo bien.

 

Cuando esté la cebolla bien blanda añadiremos el vino blanco y mantenemos a fuego medio-fuerte hasta que se haya evaporado todo el alcohol del mismo.

Después volvemos a poner a fuego medio, echamos el arroz y lo vamos a rehogar durante dos o tres minutos, removiendo para que no se pegue y vaya tomando los sabores. A continuación, agregaremos un par de cazos del caldo, que habremos calentado en una olla pequeña, y dejamos a fuego medio-suave para que el arroz vaya consumiendo el mismo poco a poco.

 

Cuando se haya consumido casi totalmente el caldo, añadiremos otros dos cazos y volvemos a esperar a que se consuman, para volver a echar de nuevo la misma cantidad. Repetiremos el proceso hasta acabar con el litro de caldo. En ese momento el arroz debe estar bien hecho, muy tierno y un tanto cremoso. Si vemos que necesita un poco más de caldo, lo añadiremos poco a poco y dejamos consumir, aunque con las cantidades indicadas debe ser suficiente.

 

Una vez el arroz esté en su punto apartamos del fuego la sartén, salpimentamos al gusto, añadimos la mantequilla y removemos para que se mezcle bien con el arroz, y después echamos el queso parmesano rallado y de nuevo removemos para mezclarlo y que se forme una mezcla cremosa.

Y entonces apartamos el risotto recién hecho para que mantenga toda su cremosidad y todo el sabor. Espero que os guste esta receta y os resulte de utilidad.

 

¡Listo!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *