Huevos benedict, ¡deliciosos!!

Para quedar bien, lucirte y salir de lo habitual, anímate a preparar estos huevos que darán de qué hablar. Resultan deliciosos. Llevan salsa holandesa que te pongo la forma de prepararla, pero también te dejo un enlace para que lo leas y decidas cuál es la mejor manera. La del enlace es más elaborada pero que tampoco es tan difícil.

¡¡Vamos a ello!!!

Ingredientes

Salmón ahumado

2 huevos

Un chorrito de vinagre

Salsa holandesa

115 gr. de mantequilla

2 cucharadas de zumo de limón

Sal y pimienta

3 yemas de huevo

Tostas de pan o blinis ingleses

 

Preparación

 

Vamos a preparar esta receta por los diferentes elementos del plato, para que sea más fácil tenerlo al punto.

 

Salsa holandesa

Lo primero que vamos a hacer es preparar la salsa holandesa. Hay muchas formas de hacerla, algunas más originales y otras más sencillas y ligeras; nosotros hemos optado por esta última, una receta fácil y rápida de preparar una salsa holandesa deliciosa.

 

Para ello, pon la mantequilla a derretir en el microondas unos segundos y el resto lo remueves para que se derrita con el calor residual.

 

yemas de huevo

En un vaso de batidora, echas tres yemas de huevo (las claras resérvalas para otro plato) y las bates bien, añades las dos cucharadas del zumo de limón con la pizca de sal y pimienta, vuelves a remover. Cuando esté bien integrado vas añadiendo la mantequilla poco a poco sin dejar de batir. Veréis cómo adquiere una textura más densa.

 

Huevos escalfados

 

Sabéis que hay varias formas de preparar huevos escalfados (las tenéis aquí “cómo hacer huevos escalfados” para que optéis por aquella que os resulte más sencilla).

Nosotros hemos puesto una sartén al fuego con abundante agua y un chorrito de vinagre, cuando esté caliente añades los huevos con cuidado. En unos dos minutos estarán listos, los retiras con cuidado con una espátula y los colocas sobre papel de cocina.

 

Montaje del plato

 

Corta unas rebanadas de pan, en caso de que tengas unos blinis ingleses en casa que serán la opción ideal, y tuéstalos un poquito. Coloca el salmón por encima, pones el huevo escalfado y lo bañas con la salsa holandesa.

Después, si no has cuajado demasiado el huevo, cuando lo rompas te encontrarás con una fascinante yema de huevo que da color a todo el plato ¡entra por los ojos!

También puedes montarlo en una cocotte siguiendo los mismos pasos, simplemente tendrás una presentación diferente para un momento especial.

 

¡Listos!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.