Huevos al horno, deliciosos y sirven de desayuno, comida o cena.

Se pueden hacer fritos, escalfados, duros, en tortilla, se los puede incluir en pastas, en licores, en postres y, como lo puedes comprobar en esta misma página, también hay muchas recetas de huevos al horno, una de las maneras más saludables de consumirlos, ya que para este modo de cocción no es necesario añadir grasas.

Además de ser un ingrediente muy útil, tanto en platos muy tradicionales como en algunos de los más vanguardistas, los huevos son económicos y se los puede incluir en cualquier comida, cena, almuerzo y desayuno. Ingerirlos durante la primera comida del día es una de las recomendaciones de muchos nutricionistas, sobre todo de los especializados en fitness y de aquellos que aconsejan dietas a personas de gran actividad física. La razón es que al tratarse de un alimento muy completo, por su contenido de proteínas, vitaminas y grasas, con ellos pueden prepararse platos muy saciantes para tener menos apetito durante el resto de la jornada.

El huevo es un gran alimento. Y es que no sólo está buenísimo, además contiene todos los aminoácidos esenciales. ¿Recuerdas aquella vieja norma que decía que sólo se podía comer huevo una vez por semana? Pues, para que veas, hoy en día es aceptable comerlos hasta tres veces a la semana.

Así que, ¡adelante! Cómelos fritos, en tortilla, duros, pasados por agua, mollet… ¡Y también al horno!

Ingredientes

4 huevos

4 cdas de nata líquida

4 cdas de queso rallado

1 pastilla de Avecrem Caldo de Pollo

Un poco de pimienta blanca

1 cda de mantequilla

 

 ¿Cómo lo hacemos?

 

Precalienta el horno a 200ºC. Monta las claras a punto de nieve y añade la pimienta blanca y la pastilla desmenuzada de Avecrem Caldo de Pollo Gallina Blanca.

Unta con mantequilla 4 cazuelitas y pon en cada una la cuarta parte de las claras montadas. Haz un hoyo en el centro con el dorso de la cuchara y pon una yema en cada uno.

Rodea la yema con una cucharada de nata. Espolvorea las claras de queso rallado y hornea 5 min. hasta que las claras estén doradas pero las yemas sigan líquidas. Sirve inmediatamente.

Si quieres complementar este plato, añade un poquito de jamón, unas patatas chips o un poco de foie fresco o en virutas. ¿No se te hace la boca agua?

¡Listo!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.