Garbanzos fritos con cebolla

Las legumbres son indispensables en nuestra dieta mediterránea. No nos olvidemos de tomarlas, al menos, dos veces por semana.

 

¿Qué necesitamos?

 

1 Bote de Garbanzos Cocidos (400 gramos) o los cocemos nosotros en la olla con agua y aceite durante 49 minutos.

50 Gramos de Tomates secos en aceite o un tomate fresco en cuadraditos.

2 Cebollas medianas

1 Vaso de Vino blanco

1 Vaso de Agua

 

1 pastilla de Caldo vegetal o de Carne concentrado

2 Cucharadas soperas de Aceite

 

 

¿Cómo lo hacemos?

 

Comenzaremos a preparar estos garbanzos fritos con cebolla y tomate abriendo el bote de garbanzos, los vertemos en un escurridor y los lavamos bien bajo el chorro del grifo para quitar los restos del líquido que los conserva. Dejamos escurrir.

Pelamos las cebollas y las cortamos en juliana finamente. Entonces ponemos un par de cucharadas soperas de aceite en una sartén y cuando esté caliente, empezamos a pochar la cebolla cortada.

Cuando la cebolla empiece a ponerse blandita añadimos el cubo de caldo desmenuzado, el vino, el agua, los garbanzos escurridos y los tomates secos (enteros o cortados en trozos más pequeños, a nuestro gusto).

Removemos para mezclar bien todos los ingredientes de los garbanzos fritos, tapamos la sartén y dejamos que se cocine todo junto hasta que el caldo haya reducido.

Truco: Si no tenemos tomates secos en aceite podemos usar tomates frescos.

Una vez reducido y antes de retirar del fuego probamos los garbanzos fritos con cebolla y tomate seco y, en caso necesario, rectificamos de sal.

¡Listo!!

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.