Espinacas con gambas al horno

Vamos a hacer otra variante de comer las espinacas. Es sencillo y no es muy entretenida. Un delicioso primer plato de cena que nadie querrá perderse.

Esta misma receta se puede hacer también tipo tarta con una base de masa y en un molde redondo para tartas. La elaboración es la misma siempre que recuerdes pinchar la masa alrededor y en el centro para que no suba en el horno que  pondríamos en la posición de arriba y abajo.

¿Qué necesitamos?

– 600 grs de espinacas
– 400 grs de gambas peladas congeladas
– 150 grs de queso rallado

Salsa de tomate frito tuneado:

  • 2 bricks de tomate frito.
  • 100 grs de cebollas
  •  2 dientes de ajo
  •  Chorrito de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de orégano seco
  • 1 cucharadita de azúcar y sal

 

¿Cómo lo hacemos?

Primero las espinacas. Yo, ya sabes. las hago al vapor como todas las verduras para que no pierdan sus propiedades.

Luego las gambas: Las freímos en una sartén y reservamos el aceite.

Nos ponemos con la salsa de tomate tuneada. El tomate ya está frito luego el tiempo de volver a freírlo será muchísimo más corto. En el aceite de las gambas echamos la cebolla que se ponga transparente, luego el ajo, orégano dos cucharaditas de azúcar y una pizca de sal.

Reservamos para que los sabores se mezclen.

En una fuente para el horno no muy grande ponemos una capa de espinacas y gambas otra de tomate, otra de espinacas y gambas, otra de tomate y en la última capa añadimos el queso rallado.

Lo metemos a dorar al horno a 200º aproximadamente o más si no hemos precalentado.

El tiempo nos lo marca la costra del queso. Cuándo ya esté doradita sacamos y servimos.

¡Listo!!

Para chuparse los dedos.

Si te ha gustado, comparte.

 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.