¿Cómo ahumamos nosotros el salmón?

El salmón ahumado está buenísimo, el problema es que se sube un poco de precio. Para evitar esto vamos a ahumarlo nosotras mismas. Es una receta muy fácil y vas a triunfar seguro.

Sigue los pasos y verás que delicia has creado.

 

¿Qué necesitamos?

Un buen trozo de la mitad del salmón y que nos quepa en la cazuela que vamos a hacerlo, de cristal a ser posible y rectangular.

Cuarto de kilo de Eneldo, bastante

1 kilo de Sal gorda

Papel albal

Aceite de oliva, una botella

Enciclopedias cuatro tomos.

¿Cómo lo hacemos?

Le pedimos a nuestro pescadero que quite la piel y las raspas aunque siempre queda alguna.

En un bol grande mezclamos el kilo de azúcar con el eneldo. Movemos bien con las dos manos para que ligue y no se amontone el eneldo.

Preparamos en el recipiente una cama con la mitad de esta mezcla.

Ponemos encima el salmón y cubrimos con el resto del aderezo de sal y eneldo.

Bien tapadito.

Lo cubrimos con papel albal a modo de tapa y ponemos peso encima. A mí me va muy bien de una enciclopedia que tengo le pongo tres o cuatro tomos.

Lo dejamos así un día entero. No necesita frigorífico.

Al día siguiente o al otro (no pasa nada) sacamos el salmón de la sal, el caldo que ha salido lo tiramos y lavamos bien al grifo para evitar que quede sal en nuestra pieza. Bien lavado, sin miedo.

Ya está nuestro salmón ahumado!!!

Cortamos lonchas bien finitas y ya se puede comer o utilizar un platos que requieran salmón ahumado.

Lo que no vayamos a usar lo ponemos en un frasco de cristal lleno de aceite de oliva y ahí dura siglos. No dura mucho porque habrá pequeños hurtos para matar el gusanillo.

Si te ha quedado alguna duda pregúntame en comentarios que te respondo seguro.

¡A disfrutarlo!!

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *