Cebolla pochada

Como simple guarnición o como fondo de los sofritos, este pochadito de cebolla con una pizca de sal, dará un toque extra de sabor y textura a tus platos.

 

¿Cómo hacer cebolla pochada?

 

Para hacer el pochado, lo primero que haremos, como no podía ser de otra manera, será pelar las cebollas y a continuación, las cortaremos en juliana fina.

 

Hecho esto, ponemos al fuego una sartén antiadherente y echamos un chorro de aceite.

 

Cuando esté caliente, incorporamos la cebolla picada y una pizca de sal (la sal se echa para que la cebolla sude, no para salarla y así se poche más fácil). Tapamos la sartén con una tapadera, y cocinamos, a fuego lento, durante unos 10 minutos.

Durante este tiempo, tendremos que, de vez en cuando, ir quitando la tapadera y removiendo con una cuchara de madera para evitar que se pegue y para que se haga bien por todos lados.

 

En el momento en el que la cebolla se muestre blanda y con un aspecto medio transparente, ya podremos apartar la sartén del fuego, y ya tendremos lista la cebolla pochada para utilizarla en nuestros platos.

 

¡Lista!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.