Bizcocho esponjoso de leche casero

Un delicioso bizcocho de leche esponjoso casero, ideal para comer tal cual, con mermelada o para mojar en leche.

 

 

¿Qué necesitamos?

 

4 huevos

300g de harina

150g de Azúcar.

Unos 10g de levadura en polvo (levadura química), tipo royal

250ml de leche

 

¿Cómo lo hacemos?

 

1.- Batimos los huevos con la mitad del azúcar. Batimos durante unos minutos, hasta que el huevo esté bien oxigenado y haya doblado el tamaño

 

2.- Echamos el resto del azúcar, y la leche. La leche si está caliente mejor pero como mínimo, que no esté fría de la nevera. Así nos quedará el bizcocho más esponjoso. Mezclamos hasta que se integre todo bien.

 

3.- Es el turno de los ingredientes más sólidos. Ponemos la harina y la levadura en polvo en un tamiz o un colador y la tamizamos sobre la mezcla.

 

4.- Untamos bien de mantequilla un molde y espolvoreamos después con harina, para que no se pegue. Metemos aquí la mezcla.

 

5.- En el horno ya precalentado a 180ºC, metemos el molde a la rendija del medio durante unos 30 minutos. El tiempo es orientativo. Una manera fidedigna de saber si está hecho es pinchando un poco con el tenedor y salga limpio, significará que nuestro bizcocho ya estará listo. Si ves que se hace en menos tiempo, puedes taparlo con papel de aluminio, para que no se queme por fuera pero que termine de cocerse en su interior.

Dejamos enfriar el bizcocho esponjoso casero hasta que esté a temperatura ambiente, para consumirlo. No conviene abrir el horno mientras se cuece o, podría bajarnos la masa y no quedaría bien.

¡Listo!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.